Seleccionar página

Cierres metálicos Carmel

Tipos de cierres metálicos en Carmel

Inicio > Cierres Metálicos > Cajas fuertes Carmel

Cierres Metálicos Barcelona – 685986757

Cierres Metálicos Enrollables. Una opción práctica.

Son los cierres metálicos Carmel tradicionales que tienen la mayor parte de locales comerciales en una gran parte del planeta, con un velo en la parte superior que se enrolla conforme subes el cierre y lo deja guardado hasta el momento en el que lo quieras bajar para regresar a resguardar la entrada.
Este género de cierres requieren de un cuidado cada cierto tiempo en los raíles, con un poco de aceite en ocasiones, para evitar que se sequen y queden expuestos a trabas, como al sucio que se queda allá y puede generar algún obstáculo para funcione de forma convencional.
En vez de aceite, también puedes agregar un poco de grasa mecánica. Para este tipo de cierres, es común ver en la punta que toca el piso alguna cerradura para pasar llave, así como orejas laterales para poner algún candado.
Suelen ser además de esto ahuecados, para dejar que el usuario pueda ver la mercancía sin precisar estar abierto el comercio.

Cierres Metálicos Automáticos, una relación calidad/precio

Del mismo modo que los enrollables, tienen un velo metálico en la parte superior que ayuda a contraer el cierre por completo, no obstante, en lugar de hacerlo manual, puedes llevar a cabo el proceso de forma automática o mecánica gracias a un motor que contiene este cierre, generalmente en uno de los laterales, bien sea en la base, o bien en el lateral del velo en la parte superior.
El mantenimiento de este cierre metálico es uno de los más importantes, en tanto que con solo añadir aceite no va a ser suficiente, debes también poner las manos de un verdadero profesional en el área por cualquier desperfecto de la maquinaria, uno que realmente sepa cuál es el tornillo que debes acomodar y cuál es el tornillo que sobra en cada caso.
Prácticamente todas las casas y empresas de instalación/venta de cierre metálico te ofrecen el servicio técnico de los mismos, que a pesar de no ser usual y repetitivo, sí es preciso, similar al de un aire acondicionado, que cuando menos por una limpieza del sistema debes ingresarlo en el “médico”.
Como el anterior, deja espacios para que puedan asomarse y ver el contenido del local.

Cierres metálicos de Aluminio: Material ligero, pero de buena  calidad

En este caso, más que un modelo hablamos del material, ya que para este particular de cierre metálico cuenta más lo ligero del mismo que el propio funcionamiento, merced a que se puede localizar tanto manual como mecánico y es necesario que le prestes mucho cuidado.
Una gran ventaja con este cierre metálico es el hecho de que el coste es menor, así como el ahínco para moverlo y manipularlo, no obstante, tienes en contra que es más enclenque y puede ser perforado con algo de facilidad, incluso a pesar de los candados y la cerradura en la base, puede ser abierto como una lata de comida.
En lo que se refiere a visibilidad, es el mejor, ya que su ligero material deja hacer incluso diseños adaptados de forma sencilla, a fin de que además de ver la mercadería, si bien no estés trabajando, el usuario desee incluso tomarse una foto en la puerta y hacer un poco de publicidad a tu local.

Griego

Con exactamente la misma opción de tenerlo manual o automático, puedes optar por el hecho de elegir entre levantar un peso considerable o poner un motor fuerte que lo haga por ti, pero lo cierto es que el peso aumenta de forma considerable.
Este tipo de cierre metálico deja protección de mayor intensidad merced a su composición maciza, puesto que no tiene huecos y no deja ver en el local cuando las puertas están cerradas, por lo que es recomendado para zonas donde el local está cerca del paso peatonal o bien donde hay mucho tráfico, por cualquier accidente que se presente.
El mantenimiento de este cierre metálico es un tanto más simple, puesto que la simple aplicación de grasa o aceite ya permite que funcione con sencillez y suavidad, alén del peso que contiene la lámina que debes mover.

Cierress metálicos Concha: Porque la presentación es importante.

Es el que brinda más visual para los clientes del servicio que están afuera y se compone por varas de metal que se entrelazan y forman ondas o rombos al cruzarse, con pequeños trozos de metal que pegan las uniones o cruces a modo de cinta adhesiva.
Este modelo, como el precedente, es un cierre metálico que con algo de grasa o bien aceite puede marchar muy bien y no te va a dar grandes inconvenientes, ya que además de esto es ligerísimo, incluso a pesar de que las varas citadas son macizas.
En la parte superior, un velo metálico enrolla toda la placa y deja que se guarde de forma sencilla, por lo que no hay inconvenientes para plegarlo, alén de que sólo es manual y no tiene modelos con motor.

Lama plana

Con piezas de aluminio de extrusión que se unen justo al tubo en el que se enrolla toda la lámina, es uno de los más usados gracias al nivel alto de protección que ofrece, básicamente cuando es un cierre metálico de concha con doble platina.
Aunque no da visibilidad, se encuentra entre los favoritos ya que le agrega algo de estilo y elegancia al local que cubre, con colores refulgentes que cambian en distintos tonos de plata o bien gris, simulando una lámina de aluminio enorme en algunos casos.
Generalmente son mecánicos, de hecho, pocos son los casos manuales que se conocen de este tipo de cierre metálico que es muy estético y está generalmente en bancos y centros comerciales.

Micro horadado

¿Recuerdas el cierre metálico de lama plana? Es precisamente lo mismo en lo que se refiere a descripción y detalles, sin embargo, la diferencia es que este trae una serie de perforaciones en las que puede acrecentar un tanto el campo visual.

Tijera

Es el más movible, ya que tiene posibilidades de despliegue en horizontal, en vertical y desde el centro, gracias a la unión de sus barras en forma de tijera que al abrirse engloban mucho más espacio. Aparte de la comodidad y la ligereza de este cierre metálico, es muy empleado por ser el más estético de los modelos actuales y su mantenimiento, pasa más por la limpieza que por la mecánica.